Sin categoría

Sobre la pelicula

Debo ser rarísimo, o bien no he debido de ver la misma película, por las notas negativas que ésta tiene. Como anécdota personal, he de decir que la primera vez que la vi era muy pequeño, y descubrir tan pronto el significado de la vida como lo muestran en la obra me resultó durísimo, probablemente me marcara por siempre. No obstante, no me arrepiento, puesto que considero que el mensaje es de vital importancia dentro de la filosofía de la vida. Y es que todos pensaremos en algún momento en la muerte y en lo que esto significa.

No exagero cuando digo que es la única película que consigue hacerme llorar, y eso que yo no soy muy sensiblero en ese sentido, mas este largometraje tiene múltiples escenas que pueden conmigo, por más que vea y revea la cinta. La historia nos presenta a un autómata que es adquirido en un futuro no muy distante por una familia a fin de que colabore en las tareas de casa. La sorpresa viene cuando poquito a poco va desarrollando sentimientos emotivos, lo que hace que, irremediablemente, la comunidad humana deba ir otorgándole concesiones como ser racional que es. Por último, decide abandonar todas y cada una los beneficios de ser un robot para transformarse en un hombre con todos sus defectos. Sí, entre ellos, la posibilidad de morir, capacitad que ya antes no poseía al no ser un ser vivo.

Este acto causa de forma instantánea confusión en cualquier espectador, pues la muerte ha sido siempre y en todo momento el tema tabú por excelencia, el mayor terror, aquello que nunca tiene antídoto. Casi cualquier persona accedería a la inmortalidad si se lo propusieran, pero ya antes de aceptar, hay que valorar una serie de condiciones que son las que exactamente se reflejan en la película. El hecho de que no sientas el efecto del paso de los años físicamente puede ir carcomiéndote la mente. Primeramente, todos tus seres queridos morirán, y tú vas a estar allí para verlo. Y no solo estos, si no también sus hijos, y sus nietos, y de este modo consecutivamente. Quedas, por tanto, aprisionado en un cuerpo, quedándote solo.

En segundo lugar, llega un momento en que la vida te resultaría costosa, hastiada, cansada. Es en ese momento en el que es preferible admitir el reposo eterno, y liberarte de esta forma de todas y cada una de las preocupaciones, para quedar en paz por siempre. En tercer lugar, ese “don” te marginaría del resto de la sociedad, que te vería como un ser extraño, aun llegándote separar de la categoría de “humano”. La deducción es, por tanto, dolorosa, y de esta manera se transmite en la película. Andrew, el robot, decide morir como un hombre antes que vivir como una máquina, aunque solo sea para poder probar todas esas emociones propias del ser humano, tan bellas que merece la pena nacer solo para sentirlas.

Para acabar, el resultado filosófico que conseguimos es que las 2 únicas opciones son negativas y no vamos a poder escapar nunca a ellas: morir, o bien vivir para siempre viendo fallecer a el resto, tortura que puede ser peor que la muerte. Otra reflexión es que, si logras una fórmula para vivir a lo largo de muchos años, puedes decidir fallecer algún día, pero una vez que te mueres, ya no puedes renacer.

A todo esto hay que sumar la siempre y en toda circunstancia agradable interpretación de Robin Williams, y tal vez esos altibajos entre comedia alegre y drama existencial que terminan por dejar muy tocada la fibra sensible de quien la ve. La película no es para nada mala, mas es muy normal que cause desasosiego en las personas, puesto que de lo que se trata les atañe muy de cerca, y es un instinto humano que este tema sea rehuido todo lo que resulta posible. Mas es una verdad evidente, universal y absoluta, que el único destino que todos tenemos con seguridad es que moriremos cualquier día.